¿Salud y bienestar en la cocina de un hogar?

Claro que es posible unir Salud y Bienestar en el diseño de una cocina, no solo es posible, sino que cambia por completo la experiencia de quienes la disfrutan.

La cocina de una vivienda es un espacio vívido que reúne a las personas en momentos cruciales del día. Los espacios sociales donde las personas pueden sentarse cómodamente en un ambiente relajado donde compartir sus gustos y hábitos cotidianos.  

Con el paso de los años, las cocinas han ido cambiando y creciendo en sus usos para brindar mayor funcionalidad, confort y disfrute. Así es como encontramos cocinas altamente comunicadas con las estancias más sociales del hogar, a través de un office, o hacia un comedor, o directamente conectadas al salón. Junto a espacios exteriores como una terraza o un jardín, siendo tan protagonistas como el resto de las estancias del hogar.

Estos cambios de personalidad de las cocinas han llevado a estudiar científicamente cómo mejorar el diseño de las viviendas en pos del bienestar y la salud.

Como en Cocinarte Madrid diseñamos cocinas con un enfoque saludable con nuevos hábitos culinarios y un plan nutricional, hablaremos hoy de la Certificación WELL BUILDING STANDARD.

¿Sabes qué es?

La palabra Wellness, refiere al proceso que transitamos las personas al comenzar a tomar conciencia en favor de una vida saludable y un mayor bienestar.

Así es como la certificación WELL, permite calificar, medir y monitorizar las características de un edificio. Es la primera certificación estudia conceptos relacionados con el bienestar y a la salud para las personas que habitan los edificios.

Hoy pondremos la diana en cómo algunos de estos conceptos mejoran la experiencia de una COCINA.

Partiendo de la base que una alimentación deficiente y una inactividad física, promueven el aumento de enfermedades cardíacas, diabetes, y obesidad, podemos comenzar por mejorar estos hábitos. De esta forma, los aspectos que se analizan en este apartado en la Certificación WELL fomentan alimentos y nuevos hábitos saludables, promoviendo la presencia de frutas y verduras, de procedencia ecológica en un espacio que favorezca el estado de ánimo para esta mejora de bienestar.

Así pues, la cocina es el sitio indicado para comenzar nuevos hábitos alimenticios saludables.

Las personas pasamos el 90% de nuestro tiempo en el interior de los edificios. En las cocinas un diseño de iluminación deficiente, pueden afectar a nuestro estado de ánimo. Así, proyectar el diseño de una cocina en favor de la luz natural y definiendo una luz artificial estratégicamente, puede favorecer la voluntad de cocinar, de permanecer compartiendo charlas y tareas diarias. Logrando tener una experiencia de bienestar y confort anímico.

Ese apartado mide y cualifica las condiciones acústicas de un espacio.

En la cocina, los electrodomésticos, muchas veces con sonidos incómodos y estridentes, provocan incomodidad, distracción, ganas de abandonar la cocina en busca de un espacio más relajado del hogar donde poder charlar tranquilamente.

En la actualidad, hay variedad de opciones de electrodomésticos con una baja intensidad de ruido, permitiendo su funcionamiento, y nuestra permanencia en la cocina perfectamente.

Los materiales utilizados en un edificio, puede afectar la exposición de las personas a componentes contaminantes de los materiales.

Así es como, al elegir los materiales de una cocina, podemos tener en cuenta ¿qué tipo de material es?, ¿de qué está hecho?, conocer la composición de los materiales y acabados mobiliario, encimera, etc, ya que toda esta información, será de gran utilidad para la calidad de vida de los usuarios de la cocina.

Las personas respiramos más de 15 mil litros de aire al día, gran parte de ese aire está en espacios cerrados (oficinas, escuelas, y hogares). Pues es en el hogar, y en la cocina desde luego, que se debe tener especial cuidado con la ventilación natural y mecánica que tenemos. La cocina es una estancia donde se generan vapores, y la calidad de vida de las personas que allí están, puede verse afectada enormemente, provocando distintas dolencias y enfermedades respiratorias.

El control de humedades es otro factor a medir y monitorizar, no solo por la inevitable inhalación de un aire mohoso y sus consecuencias, sino por la posible contaminación que podría suceder al manipular alimentos en un espacio con humedades.

Este aspecto que analiza la certificación WELL, podría parecer que en el diseño y análisis de una cocina careciera de importancia, pero no es así. Ya que la configuración y el diseño de una estancia como es la cocina, puede afectar nuestro estado de ánimo, distraernos a la hora de cocinar e incluso de comer, si comemos allí mismo, puede alterar la circulación de movimientos al utilizarla, y su consecuente funcionamiento.

Es por ello que, en vías de un mayor bienestar y disfrute en la cocina, se ha contemplado incluir esta parte tan sensible a la vida humana.

Así es que, en CocinArte Madrid, al enfrentarnos al reto de revivir una cocina, contemplamos todos estos conceptos, junto a una cuidada estética de diseño, y sobre todo poniendo al servicio de quienes la vayan a vivir, todo nuestro conocimiento para crear un espacio saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *